poesia cuento ensayo novela literatura libros filosofia psicoanalisis posmodernidad ......................................................................................................
SERVICIOS PSICOLOGICOS. (787)763-2228 Policlinica Dr. Alcantara. Ave. Simon Madera #804 Villa Prades, Rio Piedras, P.R. M-J 3:00-7:00PM
......................................................................................................

17 oct. 2007

«No pienso dejar de ser escritor de culto» Enrique Vila-Matas

Por ANGEL VIVAS

MADRID.- Enrique Vila-Matas ganó ayer el Premio de la Crítica por su novela El mal de Montano, publicada por Anagrama. En la modalidad de poesía, el ganador fue Vicente Gallego por Santa deriva (Visor). Los dos habían obtenido ya otros premios importantes, como el Herralde y el Loewe, respectivamente.

El jurado del premio estuvo compuesto, entre otros, por Miguel García-Posada, Santos Alonso, Angel Basanta, Mauro Armiño, Jorge Urrutia, Rafael Conte y Fernando Valls. En palabras de este último, se quiso premiar, además de la «calidad indiscutible» de la novela, a «un escritor heterodoxo, distinto, con voz propia» y empeñado en un proyecto literario muy personal.

Es decir, Vila-Matas es el prototipo de ese tópico que es el escritor de culto (de culto satánico, diría un gracioso, ya que su nombre, al otro lado del espejo da Satam alive, Satán vive).Esa etiqueta la lleva tan adherida que, recientemente, unos jóvenes le preguntaron por posibles candidatos para sucederle en esa categoría, sugiriéndole incluso algunos nombres. «Les dije que no estaba dispuesto a dejar de serlo», contaba ayer el escritor a EL MUNDO, «como si fuera un Cela que no quiere renunciar a nada».

En todo caso, hay señales tan amenazantes como inequívocas de que eso puede estar ocurriendo. «El mal de Montano ha sido best-seller en Chile y ha estado en las listas de más vendidos junto a Isabel Allende. Cada semana miraba para ver si seguía ahí», agrega.

Otros síntomas son los premios que, últimamente, le están cayendo, sobre todo desde el prestigioso Rómulo Gallegos que recibió por El viaje vertical. «Eso se refleja en la prensa y hace que vecinos de mi inmueble compren mis libros del mismo modo que yo puedo comprar un vino del que he oído hablar».

El premio lo recibió Vila-Matas «agradecido al jurado y contento por mí y por mis lectores». ¿Qué le ha dado, además, la crítica en cuanto a iluminación de su obra? «La crítica te ayuda cuando te sorprende con algo que tú no has visto en tu propia obra, y eso me ha ocurrido en contadas ocasiones. Respecto a El mal de Montano, aún no se han dado las interpretaciones más interesantes de la novela, que no se refieren sólo al mal de la literatura, que es lo que más se ha dicho».

«Relaciones conflictivas»

Su relación, hasta ahora, con la crítica la define como «un poco conflictiva». «Al igual que hay escritores buenos y otros que no lo son», añade Vila-Matas, «hay críticos que respeto y otros a los que no. Yo también he ejercido la crítica. La considero necesaria y soy lector de libros de crítica internacional».

En cuanto a los escritores con los que se le suele emparentar (ayer, Fernando Valls nombró a algunos), tampoco coincide mucho.«Que me comparen con Gómez de la Serna es un honor extraordinario, pero creo que no tenemos nada que ver, yo no tengo su estilo brillantísimo. Sergio Pitol ha sido fundamental en mi vida y puedo considerarlo mi maestro para desenvolverme en el mundo literario, pero no me ha influido más que en lo de practicar un tipo de literatura híbrida».

«En cuanto a Witold Gombrowicz», sigue Vila-Matas, «he dicho que quería escribir como él antes de haberle leído, por la idea que me hacía de su literatura. Cuando le leí, descubrí que no me parecía nada a él, pero fue una suerte porque descubrí mi estilo propio, tratando de imitar a quien me parecía un modelo, pero que no lo era».

Aunque en el Premio de la Crítica no hay propiamente finalistas, el jurado se refirió a la buena cosecha narrativa del año pasado y se avino a nombrar algunos de los autores que compitieron con Vila-Matas. Javier Marías, Luis Mateo Díez, José María Merino, Luis Landero, García Márquez o Francisco Javier Avila fueron los principales.

Del premio de poesía, el crítico José Enrique Martínez destacó la evolución que muestra el libro de Vicente Gallego, desde una poesía de la experiencia a otra más reflexiva. «Destaca su emoción contenida y la expresión serena y armoniosa, que acoge un pensamiento denso».

disponible en: http://www.elmundo.es/papel/2003/04/06/cultura/1371702.html

Otros textos relacionados por Autor o categoria.



Reading: «No pienso dejar de ser escritor de culto» Enrique Vila-MatasPost Link to Twitter

0 RESENTIMIENTOS:

Publicar un comentario

ACCEPT OR DENY?

ULTIMOS COMENTARIOS EN SAUDADE MAS POSTS EN SAUDADE
poesia cuento ensayo novela literatura libros filosofia psicoanalisis posmodernidad